About


aquarelleB400

HUMANITAS

Amad el arte, entre todas las mentiras es la menos mentirosa, Gustave Flaubert

Las molestas letras no hacen ni más ni menos que velar por preservar de manera muy especial el dominio de la propia lengua, así como un conocimiento amplio de contenidos humanísticos (Historia, Literatura, Filosofía, Arte, Geografía …), para formar auténticos ciudadanos, dotados de criterio propio, y no simplemente trabajadores útiles para un mercado cada vez más competitivo y globalizado. El estudio de las humanidades y de la cultura que de ellas surgió, ha contribuido a conformar en buena medida lo que hoy entendemos por civilización, que se debe garantizar y propiciar, ya que contribuye de manera decisiva a que los jóvenes comprendan el mundo que les ha tocado vivir, y sepan apreciar los valores que tanto ha costado desarrollar.
El conocimiento de las lenguas y de la cultura favorece además, el dominio de la propia lengua y la comunicación entre los ciudadanos de cualquier cultura, a la vez que facilita la comprensión de la terminología científica y técnica de cualquier ámbito del saber. Sin las humanidades, los profesionales de cualquier disciplina no sabrían ni por qué respiran, ni por qué construyen puentes, ni por qué publicitan productos, porque primero fueron las preguntas, las reflexiones, la comparación con el pasado, y luego la evolución y la acción tecnológica. El valor del hombre: sólo las humanidades ayudan a comprenderlo, y la tecnología pone al servicio del hombre este valor intrínseco que posee.

El gran medievalista Umberto Eco puso en boca de su carismático personaje Guillermo de Bakersville que los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometidos a investigación. Este juego de palabras, dicho sea de paso, poco propicio en estas épocas de ‘tecnología de masas’, parece poco atractivo, arriesgado, e incluso sólo de valientes aventurarse a recordarlo. Sin embargo, no me da miedo escribíroslo a vosotros, que llegáis expectantes, curiosos, a corazón abierto de conocimientos. Quiero introducirme en el análisis científico del arte, temiendo de antemano que busquéis la estética tan atractiva de ello. Quiero desarticular, cual Picasso en sus collages, las grandes obras en contexto, conceptos, elementos estructurales, pigmentos… y el Partenón llegará a vosotros hecho ruinas. Hablaré de espiritualidad de un Rotko en el siglo XX y de erotismo en los modillones de las iglesias medievales.

El arte es una creación del ser humano y Allan Poe lo definió de forma exquisita diciendo que todas las obras de arte deben empezar por el final. Las humildes creaciones que todo profesor expone en sus lecciones comienzan por el final, el final de un camino que descubre cada día con sensibilidad: Cualquiera que sea su parentesco, la belleza, en su desarrollo supremo, induce a las lágrimas, inevitablemente, a las almas sensibles (Allan Poe).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s